• Paloma Álvarez Andrés

La felicidad es algo que se decide de antemano


El otro día llegó a nuestros oídos esta historia. Su impacto en laotrapuerta fue tan grande, que nos gustaría compartirla con vosotros. Tiene que ver con la actitud. Con la búsqueda de la motivación, con el aquí y ahora. Con lo que hay.

© laotrapuerta

Una señora de 92 años, acababa de quedarse viuda después de 70 años de matrimonio, y le iban a ingresar en una residencia. Esta señora, era legalmente ciega, y a pesar de ello tenía un aspecto muy cuidado: bien vestida y con el pelo arreglado a la moda. Después de esperar durante una hora en el vestíbulo de la residencia. Le dijeron que ya podía ocupar su habitación.


Mientras avanzaba por el pasillo hacia el ascensor, apoyada en el andador, la persona que le acompañaba le empezó a comentar que la habitación tenía unas bonitas cortinas bordadas, y que era muy luminosa, y la anciana, llena de entusiasmo dijo: me encanta!. Como si le hubiera tocado un gran premio.


La mujer que le acompañaba le preguntó:


-“¿Cómo puede decir que le encanta, si todavía no la ha visto ni ha estado en ella?”

Y dijo la anciana:


-“Que la habitación me guste o no me guste, no depende de la disposición de los muebles, sino de la disposición de mi mente……..la felicidad es algo que se decide de antemano”.