El coaching es una puerta que al abrirla te muestra el umbral que separa el lugar donde estás de donde quieres estar y te da acceso al plan de acción necesario para lograr tu objetivo. El coaching no es psicoterapia y tampoco es consultoría ni mentoring. Se trata de un proceso de aprendizaje en el que a través de una serie de preguntas y reflexiones, el coach te acompaña en el descubrimiento de cómo conseguir tus metas. Normalmente la duración de un proceso de coaching es de unas 6 a 8 sesiones, si bien en ocasiones bastan 4 sesiones para que la persona alcance sus objetivos, en otras puede ser necesaria alguna sesión extra.

 

¿Cual es nuestra seña de identidad como coaches?

 

Sabemos que la persona es un todo, integrado por mente, cuerpo, emoción y conciencia. Por ello para lograr los objetivos planteados,  nos servimos del coaching ontológico, sistémico y corporal.  En un ambiente absolutamente confidencial, creamos un holding space absolutamente respetuoso, que favorece la comunicación auténtica y el desarrollo de la inteligencia intra e interpersonal necesaria para el aprendizaje transformacional y el logro de los objetivos planteados.

Coaching que ofrecemos según tus metas:

Coaching
scroll-down.gif
 

Coaching Personal

Indicado para aquellas personas que quieren realizar un cambio en su vida y necesitan no solo impulso o motivación para llevarlo a cabo, sino un mapa o plan de acción que posibilite su logro.

Coaching Profesional

Apoyamos al cliente para que desarrolle los recursos, capacidades y creatividad que ya tiene, a través del plan de acción que se diseña para la consecución del objetivo profesional establecido.

Coaching para emprender

El emprendimiento conlleva ilusión y también riesgo e incertidumbre. Acompañamos al emprendedor en este camino de realización profesional para sortear miedos o bloqueos conectando con la realidad para potenciar sus recursos y capacidades. Visión. Pasión. ¡Acción!

Uno de nuestros objetivos es acompañarte a conectar con el entusiasmo. El entusiasmo y la motivación para realizar cambios personales y profesionales van de la mano y son la energía de la que están hechas los sueños y los propósitos vitales.

 

¿Por qué es necesario entusiasmarnos?

 

El entusiasmo nos conecta con la alegría de estar vivos y con nuestra capacidad para afrontar y promover cambios. Del entusiasmo nace tanto  la confianza en nuestras posibilidades como la confianza en las oportunidades que nos trae la vida. Con entusiasmo lo natural es atreverse y arriesgar para lograr lo que anhelamos.